Aceite de Oliva Virgen Extra el mejor aliado para una vida saludable

Aceite de Oliva Virgen Extra el mejor aliado para una vida saludable

Cuidar nuestra salud y tener hábitos de vida saludable se está convirtiendo cada vez más en un objetivo perseguido por muchos, que a veces se nos hace cuesta arriba debido al stress de la vida cotidiana y del trabajo.
Una manera sencilla y eficaz para lograr los objetivos marcados es seguir la dieta mediterránea, donde el Aceite de Oliva Virgen Extra es uno de los grandes pilares, ya que diversos estudios científicos ponen de manifiesto que las personas que se decantan por esta dieta y por el consumo frecuente de AOVE viven durante más años.

Así, para tener una vida saludable además de procurar realizar ejercicio físico tenemos que consumir AOVE acompañado de una dieta rica en fruta, cereales, legumbres y verduras.
El Aceite de Oliva Virgen Extra aporta un gran número de beneficios para nuestra salud. En primer lugar mejora el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el desarrollo del cerebro.
Mejora el sistema vascular, ayuda en el desarrollo de los nervios centrales, y en el desarrollo del cerebro de un niño que se está formando. Recordar que el AOVE contiene vitamina E, clorofila, y fenoles, que son grandes antioxidantes que retrasan el envejecimiento del organismo, y reducen la oxidación del tejido graso.

Contiene Ácidos Grasos beneficiosos para nuestro organismo.
Las grasas animales están constituidas por ácidos grasos saturados, y ácidos grasos poliinsaturados, mientras que el aceite de oliva contiene ácidos grasos monoinsaturados, como el ácido oleico, que son mucho más beneficiosos que los otros.
Además tiene ácidos grasos poliinsaturados, pero en un porcentaje muy bajo. Es interesante que tenga un porcentaje bajo por que el cuerpo no puede sintetizarlos.

Posee propiedades antioxidantes.
Contiene tocoferoles y polifenoles, componentes muy importantes para el organismo, ya que son grandes antioxidantes. Los aceites de oliva refinados, pierden estas propiedades al ser refinados.

Retrasa el envejecimiento, mejora las funciones intestinales, de la bilis y del hígado.
El Aceite de Oliva Virgen Extra contiene grasas que ayudan a asimilar las vitaminas A, D, y K, con más facilidad. También contiene ácidos esenciales muy importantes para nuestro cuerpo, que nuestro organismo no puede producir por si mismo. Al consumir estos ácidos esenciales, ayudamos al organismo a ralentizar en envejecimiento, mejora las funciones intestinales, ayuda en la producción de la bilis, y mejora el funcionamiento del hígado.

Mejora la digestión.
Si tomamos una cucharadita de aceite cada mañana, mejoraremos el estreñimiento, las úlceras estomacales, y mejoraremos la digestión.
El aceite de oliva es muy fácil de digerir, por ello es muy beneficioso para mejorar las digestiones difíciles, una de las causas es porque el aceite ayuda a estimular la enzima pancreática.

Es beneficioso para la diabetes, la hipertensión y refuerza la masa ósea.
El AOVE se introduce en las dietas de los diabéticos, porque es muy beneficioso para esta enfermedad, sobre todo para la diabetes tipo 2. También ayuda a controlar la presión arterial y refuerza la masa de los huesos.

Es beneficioso para proteger nuestro organismo del cáncer.
El consumo habitual del aceite de oliva virgen extra, protege al organismo de contraer cáncer de mama. Resulta interesante su combinación con la avena cuyas propiedades también nos protegen para este tipo de cáncer.

Protege a nuestro  organismo del ataque de los radicales libres.
La principal causa de la degeneración y destrucción de las células del organismo, es producida por el ataque de los radicales libres, que son producidos por la oxidación de los tejidos grasos del cuerpo. Contiene gran cantidad de vitamina E, fenoles y otras sustancias antioxidantes que protegen al cuerpo de los radicales libres, y retrasan el envejecimiento.

Posee efectos positivos sobre el colesterol y las enfermedades del corazón.
El AOVE limita la formación de colesterol malo en sangre, y previene de contraer enfermedades del corazón, debido a  su gran cantidad de agentes antioxidantes.