El Aceite de Oliva Virgen Extra, un gran aliado en la lucha contra el cáncer de mama

El Aceite de Oliva Virgen Extra, un gran aliado en la lucha contra el cáncer de mama

El cáncer de mama es una de las patologías más frecuentes que padecen las mujeres, es por ello que tenemos que ayudar a su prevención intentando llevar una adecuada calidad de vida y una buena alimentación, que nos protegerá frente a un gran número de enfermedades, además de reducir las posibilidades de desarrollar distintos tipos de cánceres.

Aunque hay que advertir que esto no va a evitar al 100% que desarrollemos la enfermedad, dado que existen otros muchos factores que no podemos controlar. Pese a ello son muchos los descubrimientos que se realizan para reducir el riesgo de padecer cáncer de mama,  uno de ellos según los científicos es el Aceite de Oliva Virgen Extra, más conocido como AOVE, que puede reducir esta posibilidad en dos tercios.

En la Universidad de Navarra (España) se  ha publicado un interesante trabajo donde nos revelan la capacidad del aceite de oliva para protegernos frente al cáncer de mama.

Los datos son los siguientes:

  • Desde el Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBERobn) se muestran esperanzados ante los resultados obtenidos. El director del proyecto y jefe del Instituto de Salud Carlos III, Jesús Fernández Crespo, afirma que es un trabajo con alto rigor científico.
  • El estudio ha durado cinco años y se ha hecho un constante seguimiento de 4 282 mujeres, de las cuales, la mitad de ellas han seguido en “exclusiva” una dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra. La otra mitad, siguió su dieta habitual.
  • Los resultados fueron llamativos. El grupo que tomaba cada día aceite de oliva virgen extra tuvo una incidencia del 1,1% de cáncer de mama, el otro, del 2,9%. Casi el triple.

 

Un dato  importante que nos señalan los científicos de este estudio: el aceite de oliva forma parte de la dieta mediterránea, un tipo de nutrición muy saludable y efectiva para combatir numerosas dolencias.

  • La grasa presente en la dieta mediterránea procede del aceite de oliva y los frutos secos grandes protectores de la salud.
  • Ofrece un adecuado equilibrio entre los  ácidos grasos poliinsaturados (omega-6 y omega-3).
  • Es una dieta rica en antioxidantes naturales: naranjas, limones, vegetales frescos y variados…
  • Es muy rica en fibra.
  • Apenas se consume grasa animal en comparación con otros países y, cuando se hace, es carne magra, como la de pollo o pavo.

 

Un potente agente antitumoral

El estudio pone de manifiesto que, el aceite de oliva  tiene componentes antitumorales que combaten el desarrollo de células malignas.

  • Según este trabajo el 5% calorías que vengan desde aceite el aceite de oliva nos ayudarán a prevenir el desarrollo de un tumor en un 28%.
  • La cantidad de aceite de oliva que deberíamos consumir al día es de entre 15 y 25 mililitros.
  • El aceite de oliva es un alimento natural rico en antioxidantes y vitaminas, especialmente vitamina E. Todo ello nos ayuda a evitar no solo el desgaste celular sino que, además, va a luchar frente a posibles mutaciones genéticas que derivan en este tipo de procesos tumorales.

Así, la dieta mediterránea es básica para hacer frente a muchos tipos de cáncer, no solo el de mama.

Por eso vale la pena conocer cuáles son los componentes básicos que la forman. Asimismo, todos deberíamos llevar, además, una vida activa.

¿Qué alimentos forman la dieta mediterránea?

  • Cereales: Como el arroz y el pan. Si son integrales, mucho mejor.
  • Fruta: Como naranjas, limones, uvas, manzanas… Todas las ricas en vitamina C.
  • Verdura: Tomates, pimientos, ajos, cebollas, calabacines, pepinos, patatas, coles…
  • Se recomienda beber entre litro y medio y dos litros de agua al día.
  • Consumir entre una y dos cucharadas de aceite de oliva.
  • Frutos secos: Nueces, almendras, pistachos…
  • Huevos
  • Pescado azul
  • Carne magra, en especial la procedente del pollo y el pavo.

Recordar por último que, si bien es cierto que no está en nuestras manos poder evitar al 100% un cáncer de mama, siempre podemos prevenir esta enfermedad en un porcentaje elevado a través de una vida saludable y una buena alimentación.